Aromaterapia animal Orígenes y Usos

Existen pruebas del uso de las propiedades de los aceites esenciales ya en las primeras civilizaciones humanas. Por ejemplo, el poder de desinfección del aceite esencial del árbol del té era ampliamente conocido por los primeros pobladores de Australia y fue utilizado también por soldados durante la Segunda Guerra Mundial.
Es lógico, por tanto, que conforme aumentaba la parte de nuestra vida que compartimos con nuestras mascotas, fuéramos buscando integrar estos conocimientos hasta desarrollar líneas de cuidado que también tuviera en cuenta a los animales que tanto apreciamos.
Podemos encontrar estudios que avalan el uso de aceites esenciales en animales y como estos lograron aliviar situaciones de dolor, aumentar el apetito, tratar fobias a los ruidos, traumas, agresión, miedo o ansiedad. Si nuestra mascota tiene algún problema, ya sea físico o emocional, vale la pena que consideremos la ayuda o apoyo que podemos brindarle mediante la aromaterapia.
Las propiedades de sus usos se basan sobre todo en los componentes bioquímicos particulares de cada uno, de los que derivan muchos de los medicamentos modernos de hoy en día.
Por ello, gran parte del poder reside en la calidad de los aceites utilizados, en general debemos buscar aceites esenciales orgánicos, ya que será esta etiqueta las que nos confirmará que dicho aceite no ha sido tratado con insecticidas, pesticidas ni modificado de ningún modo en laboratorio.
Además, debemos considerar las diferencias de aceites que existen de una misma planta dependiendo de sus variedades. No tendrá los mismos usos por ejemplo el eucaliptus globulus que el eucaliptus radiata.
La aromaterapia puede ayudarnos a mantener una relación más sana y cómoda con nuestras mascotas. Como dueños de animales las principales situaciones problemáticas con las que nos vamos a encontrar son:
  • La irritabilidad de nuestras mascotas, que pueden manifestarse en forma de ladridos o incremento de la agresividad.
  • Ansiedad por separación o asociada a los viajes en coche.
  • Falta de energía y comportamientos asociados a la depresión animal como: poco apetito, disminución de movimientos y cansancio generalizado.
  • Molestias derivadas de insectos que pueden causar malestar en nuestra mascota e incluso dar lugar a enfermedades más graves.
  • Debilidad del sistema inmunológico y debilidad general de nuestra mascota.
Para todas estas situaciones la aromaterapia propone una ayuda natural, cómoda y no invasiva para nosotros y nuestras mascotas. Esta ayuda es complementaria y no debería sustituir en ningún caso la atención y consejo de los profesionales veterinarios.
Para descubrir más sobre la aromaterapia en mascotas no dudes en visitar las otras publicaciones de esta sección en el blog.